UN SUPERHÉROE DEL SIGLO XXI: TIGERMAN, por Nick Harkaway (Armaenia Editorial, 2019)

Por Pilar Manzanares

Que Nick Harkaway sea hijo de John le Carré es curioso, pero como el talento ni se hereda ni se contagia me zambullo libre de prejuicios en la historia. Leer estas páginas es como volver a creer. Son tiernas y ácidas, estrambóticas, imaginativas y sin embargo tan reales en su fondo que apuntalan más de un conflicto actual. Que la acción transcurra en un limbo de filiales libres de impuestos, fábricas con mano de obra esclava e instalaciones de tortura es un bofetón al sistema. También el caldo de cultivo para que un sargento curtido se convierta en un héroe, cueva y disfraz incluido. ¡Sobresaliente! ¿Su misión? Cuidar de un niño de la calle, “enseñarle a poner la mano en el fuego por alguien a quien quieres”. Y ahí nos desarma.