/, Noticias, Reseñas/Caminando sobre moscas muertas – Babelia, El País 24/07/2017

Caminando sobre moscas muertas – Babelia, El País 24/07/2017

Por Jesús Aguado.

‘Basti’, obra de Intizar Husain considerada como la novela fundacional de Pakistán, logra acercarse a las trágicas guerras con India con un tono de voz baja y poética.

La trágica separación de India tras su independencia en 1947 en dos países, India y Pakistán, que provocó una masacre de más de un millón de muertos (además de violaciones en masa e innumerables heridos, exiliados, refugiados y huérfanos) y que desencadenó con posterioridad varias guerras entre ellos, ha sido contada una y mil veces desde ambos lados de la frontera. Como hicieron los indios Anita Desai en Fuego en la montaña (Horas y Horas, 1997) y en Clara luz del día (Alianza, 2001), donde nos presenta a un joven hindú enfermo de malaria al que apasiona la poesía urdu, o Khushwant Singh, que realiza en Tren a Pakistán (Asteroide, 2012) un inolvidable alegato contra los fundamentalismos religiosos y políticos que, con la excusa de esa partición, multiplicaron sus actos de inhumanidad hasta cotas difícilmente superables. O como también hizo el gran maestro contemporáneo de la narrativa pakistaní, Saadat Hasan Manto, en Toba Tek Singh (Contraseña, 2012), que cuenta, por ejemplo, un intercambio de locos entre India y Pakistán o la historia de un perro que cruza la frontera militarizada entre ambos países.

Por su parte, Intizar Husain (1923-2016) consigue con Basti, que está considerada como la gran novela fundacional de Pakistán, aproximarse a esos mismos sucesos usando un tono de voz baja y poética que le sirve, más que para hacer la crónica de 30 años difíciles, para reivindicar una serie de ideales soterrados por la rabia, las bombas y los gritos. El ideal de la belleza, el de la claridad, el de la bondad, el de la inocencia, el de las rosas y los mangos, el de los milanos posados en una rama, el de la inteligencia, el de la sabiduría, el de los monos, el de las higueras feraces o el del té saboreado sin prisas mientras se conversa de lo divino y de lo humano. Es este conjunto de ideales el que, una vez recuperados, hará de Pakistán lo que le impiden ser los eslóganes, los mítines, las manifestaciones y los vidrios rotos.

Husain lanza al aire preguntas en vez de ladrillos (cuántos ladrillos dispersos por las páginas de este libro, cuántos edificios alzados y destruidos sin tener ocasión de adquirir la dignidad que les corresponde) mientras reflexiona sobre el tiempo (que quizás sea una termita), sobre las palabras (muertas la mayoría de ellas después de pasar por la boca de los políticos o de ser atornilladas al titular de un periódico sensacionalista), sobre las heridas (que sanan con rapidez), sobre la historia de los musulmanes en India (desde los mogoles y el motín de 1857, que fue la primera guerra de independencia del país y en la que destacó la maharaní de Jhansi, hasta la actualidad) o sobre la historia en general (que, afirma, es cómoda de leer cuando es la de otros pueblos, ya que parece una novela, pero tan difícil cuando es la propia), sobre las mentiras y las cobardías o sobre el cuento que es cualquier existencia.

También busca diferencias entre hindúes y musulmanes (y entre estos y las enseñanzas de Buda, cuyos apólogos ocupan bastantes de las mejores páginas del libro), pero sólo las encuentra en aspectos menores: para los primeros los terremotos se producen cuando se remueve la serpiente sobre la que descansa el mundo (que a su vez lo hace sobre una tortuga), mientras que para los segundos eso sucede cuando muda de cuernos la vaca (acosada, por cierto, por un mosquito) que lo sostiene; la peste mata hindúes mientras que la cólera persigue musulmanes.

Basti, que significa asentamiento, el espacio donde varias personas se reúnen para compartir un techo, es una novela que reivindica el corazón como único lugar común genuino para la convivencia. Ahí caben los mitos, ya sean los del Ramayana o del Mahabhárata, los de Las mil y una noches o los jatakas budistas, y con ellos todos nosotros. Ahí, sobre todo, se está a resguardo de ese muro de ladridos sanguinarios que circunvala el mundo.

El corazón es el verdadero basti que transmuta aquellos eslóganes que degüellan las palabras y la inteligencia en estos otros refranes o dichos o versos que los conectan con una tradición salvífica y humanísima: “Si os dormís, al despertar os habréis convertido en ratones”, “Cuando hablen los cordones de los zapatos y enmudezcan los que saben hablar”, “En manos de la gente equivocada incluso lo bueno se convierte en malo” o “Las nubes que se separan no vuelven a reunirse”. Porque todo se nos ha dado en depósito (desde la misma Pakistán o las lágrimas derramadas el primer día en el país hasta las penas padecidas o la experiencia de la derrota), el único modo de no perder esta herencia luminosa y feliz es rogar para que unos no especulen con ella contra los otros. No hemos pasado en vano y sin sacrificios (de seres vivos, de ideas vivas) de la era de los bosques sin lámparas a la de los candiles y de ésta a la de la electricidad para volver a sembrar oscuridades y apagamientos de la conciencia.

En esta novela se camina sobre moscas muertas (lo dice uno de sus protagonistas), las cajas de cerillas están vacías y las cometas tienen el hilo roto, pero sus sabias palabras resucitan a aquellas, las personas están repletas de entendimiento compasivo, y los pensamientos y las imágenes van cosiendo la trama (y la sintaxis) con puntadas inspiradas y firmes.

2017-10-26T07:46:39+00:00 25 octubre, 2017|Categories: Medios, Noticias, Reseñas|Tags: , , , , |

Leave A Comment